La fundación recauda fondos para niños afectados por la úlcera de Buruli en la República Democrática del Congo

La enfermedad, presente en más de 30 países de África, afecta sobre todo a mujeres y niños menores de 15 años

Fontilles, asociación dedicada a la lucha contra la lepra y otras enfermedades asociadas a la pobreza, acaba de editar su nueva agenda solidaria 2016 para recaudar fondos para los niños y niñas afectados por la úlcera de Buruli en la República Democrática del Congo, uno de los países de África más castigados por esta enfermedad estigmatizada y desconocida hasta hace no mucho tiempo.

La úlcera de Buruli es una infección crónica causada por un microorganismo perteneciente a la misma familia que las bacterias responsables de la tuberculosis y la lepra, que destruye la piel y los tejidos blandos y causa grandes úlceras, generalmente en piernas y brazos, que en muchos casos, si se infectan gravemente pueden llegar a provocar la muerte. Es más frecuente en países con clima tropical o subtropical, sobre todo en África, donde casi la mitad de las personas afectadas son menores de 15 años, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En el 80% de los casos detectados a tiempo la enfermedad puede curarse con una adecuada combinación de antibióticos.

En las dos últimas décadas, la úlcera de Buruli (UB) ha reemergido de manera dramática, particularmente en el África occidental y, en especialmente, en la República Democrática del Congo, donde se han descrito focos endémicos en la mayoría de provincias. Cientos de personas la padecen y sufren graves lesiones y discapacidades.

Fontilles colabora en la RD del Congo con el Hospital IME de Kimpese en el proyecto de prevención de discapacidades y rehabilitación física a través de la cirugía reconstructiva. Por un lado se trabaja en la prevención, detección, confirmación del diagnóstico y el tratamiento en las comunidades que atiende el proyecto, y por otro lado, el proyecto incluye toda la actividad hospitalaria desde el momento que los pacientes son ingresados, para su seguimiento y tratamiento.

Fontilles quiere extender ahora el trabajo del hospital a las comunidades, con más campañas de formación y detección precoz. “Localizando a los pacientes cuando todavía podemos tratarlos se reducirán las operaciones, los largos tratamientos y los costosos ingresos en hospitales”, afirma el presidente de Fontilles, Ramón Trenor. Además, añade, “niños y adolescentes que hayan padecido la enfermedad, podrán aspirar a un futuro mejor sin deformidades, discapacidades, ni limitaciones, ni marginación social”.

Todos aquellos que hagan su donativo para los niños y niñas afectados por úlcera de Buruli en la RD del Congo recibirán la agenda solidaria 2016 de Fontilles, que este año está dedicada a ellos.

La agenda se puede solicitar vía e-mail: fontilles@fontilles.org o por teléfono 96511583. Los beneficios recaudados serán destinados al 100% a este proyecto de la Asociación.

Scroll to Top