Haití, llamados a proteger a las personas más vulnerables

El 20 de marzo fue declarado en Haití el toque de queda como medida de control de la expansión del coronavirus. En uno de los países más pobres del mundo, donde se suceden crisis humanitarias, sociales y políticas, la debilidad del sistema hizo cerrar sus fronteras en previsión de contagios masivos que produjeran un mayor colapso. La ONU estima que solo el 31% de la población puede acceder a atención médica, o lo que es lo mismo, más de 7,5 millones de personas quedan fuera de sistema sanitario.

Fuente: CESAL

El 20 de marzo fue declarado en Haití el toque de queda como medida de control de la expansión del coronavirus. En uno de lospaíses más pobres del mundo, donde se suceden crisis humanitarias, sociales y políticas, la debilidad del sistema hizo cerrar sus fronteras en previsión de contagios masivos que produjeran un mayor colapso. LaONUestima que solo el 31% de la población puede acceder a atención médica, o lo que es lo mismo, más de 7,5 millones de personas quedan fuera de sistema sanitario.

Ante esta nueva crisis, CESAL se puso al servicio delMinisterio de Salud haitianopara dar impulso a un ambicioso programa que, hoy en día, dacobertura a más de 200.000 personas en las zonas rurales.De esta forma, estamos logrando llegar a la población que podría resultar más afectada por la pandemia.El estado de emergencia, en Haití, permite desplazamientos, aunque recomienda el confinamiento, tal y como sucede en nuestro país. Los centros de trabajo siguen abiertos, pero sí que se han cerrado, entre otros, los centros educativos. Esta situación nos ha permitido tomar el pulso, contactar con las comunidades e identificar las principales necesidades de cara a seguir reforzando el trabajo que realizamos en el país.

En comunidades remotas, aisladas y con recursos muy limitados, una de las principales necesidades identificadas pasa por la información y la sensibilización. La escasez de recursos no solo afecta a las necesidades más básicas. También acceder a las medidas de prevención fundamentales es casi inconcebible en este contexto. Así, en los primeros momentos, desde CESAL, hemos puesto en marcha unaestrategia de comunicación y sensibilizaciónque, impulsada por elMinisterio de Salud, permite acercar las medidas de prevención a la población y, en consecuencia, poner a salvo sus vidas.

El programa, que hemos denominado“Protejámonos unos a otros”, se lleva a cabo en tres zonas del país, en los departamentos deArtibonito, del Oestey Sudeste, estos dos últimos en la frontera con República Dominicana.

Las labores de sensibilización e información se llevan a cabo a través depersonas con liderazgo dentro de las comunidades, que consiguen que la población entienda y se apropie de las medidas higiénicas y sanitarias que hay que adoptar en la vida cotidiana para hacer frente al contagio.La labor que realizan las personas más influyentes de cada comunidad hacen posible que las alcaldías, inspecciones de educación y la dirección de los centros educativos, se impliquen y se conviertan en altavoz de las medidas preventivas, vitales para las familias más vulnerables.Su labor es fundamental, ya que, de otra forma, estas familias se quedarían fuera de los circuitos de información establecidos para salvar vidas. Más de90 líderes civiles y 27 escuelasparticiparán en este plan.

Las acciones informativas y de sensibilización, se complementan con otras acciones que en occidente pueden sorprender.Motocicletas o coches con megáfonos (soundtacks) incluidos, acceden a las comunidades más remotas para llevar la información fundamental, en formato anuncio sonoro, que les va a permitir tomar las medidas esenciales de protección de su salud.

Dentro del plan de actuación frente al COVID 19, en CESAL Haití, tampoco nos olvidamos delpersonal sanitario. En5 centros de salud estamos formando a personal de enfermería, auxiliares y agentes de saluden atención específica frenteal coronavirus.

Si algo hemos aprendido en estos meses de pandemia es la necesidad de adoptar medidas tan básicas como desarrollarunoshábitos de higienemás estrictosque los que hemos tenido hasta estos momentos. Esta misma dificultad, la encontramos en las comunidades, con el problema añadido de la falta de agua o de productos básicos de higiene.Favorecer nuevos hábitos en la población nos ha llevado a instalar espacios comunitarios como las escuelas, las alcaldías o los centros de salud, donde se han habilitado35puntos de lavado de manos, 12 tanques de agua potable,y donde se distribuye jabón y cloro, y en los que se enseñan las tareas básicas de higiene a adoptar en el cuidado diario. En estos espacios de intervención,más de 6.000 personas, están recibiendo, además, kits básicos de higiene.

Cubos, agua clorada, jabón, cloro y lejía forman parte de la“artillería sanitaria”que cada familia está recibiendo en estos momentos en Haití. Ante esta pandemia mundial, desde CESAL, nos sentimos interpelados a estar allí, donde estamos llamados a actuar yponernos a disposición de las instituciones públicas y socialesque nos necesiten.

El programa de intervenciónen Haití durante esta emergencia supondrá una inversiónde más de130.000 euros, alcanzando a más de 200.000 personas.Esta es posible gracias al apoyo de laUnión Europea, laAgencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), elGobierno de Navarraen coordinación conAsociación Navarra Nuevo Futuro,elGobierno de Canariasy a lasmiles de personas particularesque, en estos momentos, depositáis vuestra confianza en CESAL y que nos ha permitido enviar fondos privados reforzando nuestra actuación.

Scroll to Top