LAS ONGD PIDEN MANTENER EL COMPROMISO CON LA COOPERACIÓN PARA FRENAR LAS CONSECUENCIAS DEL CORONAVIRUS

La Coordinadora Valenciana de ONGD se ha reunido con la Generalitat para estudiar medidas que permitan adaptar los proyectos de cooperación en marcha para hacer frente de forma más eficaz a la emergencia sanitaria y social global.

  • Las ONGD están adaptando su actividad en otros países y poniendo sus recursos al servicio del gobierno central, la Generalitat y las administraciones locales en nuestra Comunitat para concentrar esfuerzos en la lucha contra esta crisis.
Imagen de la reunión telemática mantenida

València, 8 de abril de 2020.- La junta directiva de la Coordinadora Valenciana de ONGD se ha reunido telemáticamente hoy, miércoles, con la consellera de Participación, Transparencia y Cooperación, Rosa Pérez, la secretaria autonómica, Belén Cardona, y la directora general de Cooperación de la Generalitat, Xelo Angulo, para trasladar la petición del sector de que se mantenga el compromiso público con la cooperación internacional para hacer frente a las consecuencias sanitarias y sociales globales de la crisis provocada por el coronavirus.

“En estos momentos, es evidente que la prioridad tiene que ser reforzar con recursos materiales y humanos la sanidad pública y los servicios sociales para protegernos todos y proteger a las personas que no tienen medios suficientes para vivir y que son más vulnerables. Pero también es imprescindible reforzar la cooperación internacional a todos los niveles, porque está claro que si no paramos la pandemia en todos los países, no la pararemos en ninguno”, ha afirmado la presidenta de la Coordinadora, Lourdes Mirón.

Entre las medidas urgentes que han solicitado las ONGD destaca la de flexibilizar y agilizar los trámites administrativos para permitir que los proyectos de cooperación que están en marcha y los que se inicien en los próximos meses se puedan adaptar a la necesidad de paliar la emergencia sanitaria y social en las comunidades en las que ya trabajan las entidades valencianas, en los casos en los que sea necesario hacerlo. En este sentido, han pedido la modificación urgente de la Orden de Bases que regula las ayudas en materia de cooperación, para hacer posible la adaptación de los proyectos a la grave situación que estamos viviendo.

También han solicitado que se convoquen cuando antes las ayudas correspondientes a este año, ya presupuestadas, para poder dar continuidad al trabajo y dar respuesta adaptada a las necesidades que plantea esta crisis internacional. La Coordinadora ha pedido, asimismo, mantener una comunicación permanente con la Generalitat para hacer frente, de manera consensuada, a una realidad cambiante que genera un alto grado de incertidumbre en el trabajo de las ONGD.

Impacto de la pandemia

“La cooperación no puede parar en estos momentos, y necesitamos medidas excepcionales ante situaciones excepcionales. Trabajamos en lugares en los que los sistemas sanitarios públicos son muy débiles, comunidades en las que hay que reforzar el acceso al agua, a medidas de higiene y a la información básica para evitar que la pandemia siga propagándose, y eso es un riesgo para todo el mundo”, explica Lourdes Mirón.

“Además, el impacto económico del confinamiento puede ser brutal en los países en los que gran parte de la población pasa hambre o tiene ingresos precarios y se ve obligada a ganarse el pan cada día. Necesitamos reorientar nuestro trabajo para que la catástrofe sanitaria no se convierta también en una catástrofe humana sin precedentes”, añade la presidenta de la Coordinadora.

Adaptación de proyectos en marcha

En nuestra Comunitat, ONGD como Farmamundi, especializada en prestar ayuda al personal sanitario y a organizaciones humanitarias, han puesto al servicio del gobierno central su infraestructura y su capacidad logística para contribuir al suministro de medicamentos y material sanitario, y han distribuido hasta el momento nueve toneladas de equipos de protección individual (EPI) a entidades sociales que están atendiendo a personas vulnerables en esta crisis.

Otras entidades como Cáritas València, Médicos del Mundo, Cruz Roja, Jovesolides y la Asociación para la Cooperación entre Comunidades (ACOEC) están reconduciendo sus programas para hacer, por ejemplo, seguimientos personalizados a mayores, reforzar programas con familias monomarentales, familias con escasos recursos, personas sin hogar y otros colectivos con especiales dificultades, suministrando en algunos casos alimentos y otros bienes de primera necesidad, información sobre prevención de los contagios, asesoramiento y acompañamiento para solicitud de ayudas.

En otros países, las ONGD mantienen, entre otras, las acciones de información y prevención sobre el coronavirus, entrega de kits de higiene y sanitarios, adaptación de instalaciones sanitarias para hacer frente a la pandemia, identificación y acompañamiento de familias vulnerables para que puedan recibir ayudas públicas en los países en los que existen, apoyo y asistencia durante el confinamiento a mujeres víctimas de violencia de género, apoyo a las actividades agrícolas y reparto de alimentos.

“Tenemos que seguir apoyando a las organizaciones y comunidades locales en los países empobrecidos que tienen menos capacidad para hacer frente a esta pandemia, porque si algo está dejando claro este virus es que no se para en ninguna frontera, que la solidaridad y la cooperación son más necesarias que nunca porque hasta que no se erradique en todo el mundo, será imposible estar seguros. Es una crisis que afecta a todo el planeta y solo podremos superarla poniendo el cuidado de todas las personas por encima de cualquier otra consideración”, ha añadido la presidenta de la Coordinadora.

Scroll to Top