Valoración de la Ley de Transición Energética y Cambio Climático

El borrador del Anteproyecto de Ley de Transición Energética al que ha tenido acceso la Coordinara supone un paso relevante hacia nuevos modelos que permitan responder a los enormes retos que supone el cambio climático.

Valoración de la Ley de Transición Energética y Cambio Climático



Etiquetas: Agenda 2030, Cambio Climático, Transición energética


El borrador de Anteproyecto de Ley supone un paso importante, aunque insuficiente


Se echa en falta la visión internacional, crucial para que una ley de ese tipo sea efectiva


El borrador del Anteproyecto de Ley de Transición Energética al que ha tenido acceso la Coordinara supone un paso relevante hacia nuevos modelos que permitan responder a los enormes retos que supone el cambio climático. Nos unimos a otros sectores de la sociedad civil -especialmente del llamado G5, que reúne a las principales organizaciones ecologistas- que demandan un mayor compromiso en el cierre de las centrales de carbón, en la generación de nuevos modelos de producción de alimentos respetuosos con el entorno y los ecosistemas, y en el impulso de las medidas necesarias para que sectores como la industria, la gestión de residuos o el turismo contribuyan a la protección del medio ambiente. Es importante que la Ley incluya mayor claridad en este sentido y que contemple medidas que son esenciales para desarrollar su reglamento.


Importante fragilidad internacional


El cambio climático exige respuestas urgentes que estén a la altura de los enormes retos que plantea para la vida de millones de personas en todo el planeta. La dimensión internacional en una ley de este tipo es determinante.Los impactos del clima ponen en peligro la vida de millones de personas, especialmente en los países y comunidades más vulnerables. El ciclo de pobreza, depredación de recursos, cambio climático, vulnerabilidad, inestabilidad y regresión democrática nos colocan en un momento de crucial. E es urgente repensar el modelo económico y social que rige nuestras vidas, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. No hacerlo significaría mirar eludir responsabilidades y poner el peligro el derecho a la salud, a la alimentación, a la cultura, a la vivienda, a un ambiente saludable, a la vida.


La valoración que hemos realizado aporta claves para no perder de vista la dimensión internacional, cumplir lo establecido en el Acuerdo de París y construir propuestas coherentes con la Agenda 2030.


Puedes consultar la valoración en este enlace.


(Foto: Amigos de la Tierra)

Ir arriba