Cómo entender el acuerdo de reforma del sistema fiscal en la OCDE y por qué es insuficiente

Oxfam Internacional ha elaborado una nota informativa para aclarar conceptos, conocer las implicaciones de lo acordado y compartir su posición sobre algunos de los detalles del “principio de acuerdo” alcanzado en la OCDE para la reforma del sistema fiscal global.

El acuerdo de la OCDE carece de ambición en ambos pilares y es profundamente injusto, particularmente para los países en desarrollo.

JusticiaFiscal

El recientemente publicado acuerdo en el seno de la OCDE sobre tributación internacional contiene dos partes: un Pilar 1 que busca asegurar que las grandes empresas paguen más impuestos en los países donde realizan sus ventas, y un Pilar 2 que busca establecer un tipo mínimo global efectivo para algunas de estas grandes compañías multinacionales. El nuevo marco tiene como objetivo reducir la elusión fiscal y limitar la competencia fiscal perjudicial, pero los principios acordados en el seno de la OCDE son insuficientes para alcanzar este objetivo y queda lejos de lo que realmente se necesita.

Desafíos en el Pilar 1

En el Pilar 1, señalamos tres desafíos críticos relacionados con el nuevo acuerdo en la OCDE:

1. Se aplica a muy pocas empresas y reasigna una cantidad reducida de beneficios globales
2. El acuerdo obliga a los países a renunciar a la aplicación de impuestos digitales o medidas unilaterales existentes lo que podría costar muchos más ingresos de los que probablemente recibirían bajo la propuesta restringida del Pilar 1. Los países firmantes también deben comprometerse a abstenerse de introducir nuevos impuestos de esta índole en el futuro, si no cuentan antes con la conformidad de la OCDE.
3. Los países que respaldan el Pilar 1 deben someterse a un arbitraje vinculante obligatorio.

Desafíos en el Pilar 2

En el Pilar 2, señalamos los siguientes tres desafíos en el acuerdo de la OCDE:

1. Con la propuesta de la OCDE tal y como está diseñada, la mayor parte de los ingresos generados por el impuesto mínimo global irán a parar a unos pocos países ricos.
2. Un tipo mínimo del 15% es demasiado bajo y no será suficiente para desincentivar por completo las prácticas empresariales de elusión fiscal ni para que los gobiernos pongan fin la competencia fiscal perjudicial por completo.
3. Debido a las generosas exenciones que se consideran en el marco de la OCDE, el tipo real efectico que terminarán pagando muchas empresas estará muy por debajo del ya demasiado bajo 15%.

En resumen, el acuerdo de la OCDE carece de ambición en ambos pilares y es profundamente injusto, particularmente para los países en desarrollo. Como Oxfam señaló en nuestra reacción al acuerdo: «si eres enfermero(a) en México, vendedor(a) ambulante en Tailandia o una pequeña empresa paralizada por la COVID-19 en Kenia, entonces este acuerdo no es para ti». Ahora los países deben actuar urgentemente para corregir las deficiencias del acuerdo de la OCDE antes de que sea demasiado tarde.

Lee la nota informativa completa

,

Ir arriba