Situación crítica en Gaza: UNRWA exige un alto el fuego y que se garantice el acceso de ayuda humanitaria

La situación humanitaria en la franja de Gaza, donde el 70% de la población son personas refugiadas de Palestina, continúa deteriorándose de forma alarmante en el octavo día de intensísima ofensiva militar.

UNRWA_Gaza

Los bombardeos israelíes han provocado hasta anoche la muerte de 212 personas, entre ellas 61 niños y niñas y 36 mujeres, mientras que 1.400 han resultado heridas, según el Ministerio de Salud palestino. Entre las víctimas se encuentran al menos 18 alumnos y alumnas de nuestras escuelas en Gaza.

En estas condiciones el acceso de ayuda humanitaria, que ha permanecido cerrado desde el 10 de mayo, es fundamental. La población necesita urgentemente acceso a agua, alimentos, productos de higiene y servicios de salud. UNRWA exige un alto el fuego y que se garantice el acceso de ayuda humanitaria.

Acceso cerrado

Desde el comienzo de la ofensiva, los dos principales cruces de acceso a la Franja permanecen cerrados y no puede entrar productos básicos como ayuda humanitaria o combustible al enclave. Esta mañana abría por primera vez el paso de mercancías de Kerem Shalon, pero hasta ahora, UNRWA, la mayor operación humanitaria en la franja no ha sido autorizada para entrar la ayuda necesaria.

Esto unido a los constantes bombardeos que han afectado a gran parte de la red eléctrica, hace que la población se enfrente a entre 6 y 8 horas sin electricidad al día, en algunas zonas incluso más, esto también afecta a hospitales y servicios básicos de la franja de Gaza, además tener un impacto en el acceso de los ciudadanos a los servicios de agua y saneamiento.

Escuelas como refugio

Las escuelas de UNRWA han abierto sus puertas para ofrecer refugio a las personas desplazadas por los bombardeos. Ya son 46.875 las personas desplazadas por los ataques aéreos israelíes acogidas en 58 de nuestras escuelas en Gaza. En total se calcula que en toda la Franja hay más de 58.000 personas desplazadas. Pero los datos podrían seguir aumentado con el paso de las horas.

Preocupa especialmente la posibilidad de una transmisión descontrolada de la COVID-19, sobre todo en refugios, debido al hacinamiento, la falta de higiene y el acceso limitado a agua. Ahora mismo Gaza cuenta con una tasa de contagios superior a la de la India y una tasa de vacunación muy baja debido a la falta de vacunas, las dificultades para que éstas entren en la Franja, y ahora al conflicto, que ha paralizado todos los esfuerzos de vacunación. Además, los bombardeos también han afectado a la única instalación de pruebas COVID y a los hospitales que ya se encontraban en una situación crítica debido a la pandemia y al bloqueo.

Condena y conmoción

UNRWA condena la matanza de civiles y está conmocionada por el nivel y la escala de destrucción. Miles de personas están huyendo de sus hogares para encontrar refugio en las escuelas de UNRWA, entre el aumento de los casos de COVID-19. Hacemos un llamamiento a las partes para que ejerzan la máxima moderación y cumplan con sus obligaciones en virtud del Derecho Internacional, incluso en lo que respecta al uso de la fuerza, en todo momento. Deben realizarse los máximos esfuerzos para evitar más pérdidas de vidas.

UNRWA también pide que se lleven a cabo investigaciones exhaustivas, independientes y transparentes en relación con estos incidentes para garantizar la rendición de cuentas en estricta conformidad con las normas internacionales.

UNRWA solicita apoyo financiero para que la Agencia pueda gestionar los servicios esenciales de salud, saneamiento y otros servicios críticos, además de implementar una operación continua de respuesta de emergencia. En este momento estamos pidiendo una pausa humanitaria para poder acceder a las víctimas y a las personas que necesitan ayuda urgente.

, ,

Ir arriba