OxfamIntermón alerta de la situación extrema en la que producen ropa miles de mujeres de Centroamérica

•Más de 260.000 mujeres trabajan en las Zonas Francas –o maquilas- de Centroamérica. En su mayoría, produciendo ropa en condiciones de gran precariedad laboral
•El comercio justo se presenta como la alternativa a este tipo de producción como avalan los más de 20 años de experiencia de la organización
•OxfamIntermón lanza la acción online «Se buscan FashionVictims. Condiciones increíbles» con el fin de sensibilizar sobre este tema

En el marco del 2º aniversario del derrumbamiento del edificio Rana Plaza en Bangladesh, el 24 de abril, en el que murieron más de mil trabajadores y trabajadoras de talleres textiles, OxfamIntermón, ha lanzado el informe “Derechos que penden de un hilo”, que pone de relieve como el comercio justo es una alternativa al sistema de producción actual de la industria de la confección, que en la mayoría de los casos incumple los derechos laborales y somete a los trabajadores, mayormente mujeres, a pésimas condiciones de trabajo.

El informe centra su análisis en las maquilas de distintos países de Centroamérica, en donde más de 263 mil mujeres, un 58% del total de la fuerza laboral en el sector, trabajan en empleos que por lo general se caracterizan por los enormes déficits en derechos generando condiciones laborales precarias que llegan a ser inhumanas en muchos casos.

“El uso de Zonas Francas Textiles para exportación (ZFTE) o maquilas es una política muy promovida por los gobiernos de Centroamérica. Uno de los principales objetivos de las Zonas Francas es atraer inversión extranjera: generosos incentivos fiscales, mano de obra barata y no sindicada, así como regulaciones laxas son los “atractivos” que se ofrecen al sector privado para que invierta en Zonas Francas”, ha afirmado DéborahItriago, investigadora de OxfamIntermón, y autora del informe.

Condiciones de explotación

Las personas que acuden a estos puestos de trabajo en su mayoría son mujeres jóvenes de entre 18 y 35 años. Las trabajadoras además suelen tener un nivel de escolaridad bajo, son madres con hijos a sus cargos y en una gran proporción de los casos, llevan la jefatura de hogares monoparentales y proceden de zonas rurales. Se trata de un modelo de producción y organización del trabajo que se basa en la feminización de la precariedad y la vulnerabilidad de las mujeres para crecer.

El salario mínimo mensual de maquiladoras de Centroamérica se sitúa en un rango que va entre 148 euros en Nicaragua y 300 euros en Guatemala, salarios por debajo de lo legalmente establecido para otros sectores de actividad (un 18,6% menos). Con esos salarios es imposible que una familia promedio de algunos de estos países pueda adquirir la canasta básica de alimentos.

La producción y la permanencia en el puesto de trabajo depende de los contextos internacionales (mayor o menor demanda del producto textil) y de las condiciones beneficiosas de la propia Zona Franca; y, las empresas transnacionales cierran y despiden a las mujeres sin pagar las prestaciones sociales correspondientes de forma frecuente.

Coser en una cooperativa de comercio justo: una alternativa

OxfamIntermón trabaja desde 1994, con cooperativas de comercio justo asociadas a productos textiles. La experiencia de estas dos décadas de trabajo muestra evidencias concretas de que la satisfacción de derechos y buenas condiciones laborales son posibles.

El comercio justo es un sistema comercial solidario y alternativo cuyos objetivos son, entre otros, mejorar el acceso al mercado de los productores más desfavorecidos (especialmente las mujeres y los pueblos del Sur) y sensibilizar sobrelas injustas reglas del comercio internacional que consolidan la pobreza y la desigualdad mundial.

Actualmente, más de 76.000 mujeres se benefician de la relación comercial directa que sostiene OxfamIntermón con organizaciones de CJ en todo el mundo. De ese total, más de 2.400 mujeres forman parte de organizaciones de productos textiles con las que la organización colabora en el presente de forma directa. Más del 53% de la fuerza de trabajo en las cooperativas textiles de comercio justo con las que OxfamIntermón trabaja son mujeres.

En estas cooperativas no sólo se potencia el trabajo digno de las mujeres, si no que inciden de forma muy positiva en la sociedad, creando escuelas, clínicas comunitarias y ejerciendo y promoviendo la prevención sanitaria (las mujeres realizan chequeos periódicos de salud).

AnjaliTapkire, una de las directivas de CreativeHandicrafts, cooperativa de comercio justo colaboradora de OxfamIntermón ha señalado: “No sólo las mujeres, sino también los hombres se benefician con esto. Estamos haciendo trabajos para la comunidad también, así que con todo este dinero que recibimos gracias a la industria textil lo estamos utilizando en una buena causa”.

Si quieres saber más de la acción online “Se buscan FashionVictims. Condiciones increíbles”, puedes clicar aquí.

Ir arriba