Nos unimos a la huelga feminista internacional

Fuente: CERAI

Las razones para secundar la huelga siguen siendo las mismas que el año pasado. Paramos para visibilizar nuestras demandas. Exigimos que se respeten nuestros derechos y se valore nuestro trabajo productivo y reproductivo. Paramos para mostrar nuestra fuerza e indignación ante las agresiones y violencias machistas, las exclusiones, las discriminaciones por nuestra orientación sexual e identidad de género, por nuestro origen o identidad racial. Vamos a la huelga para denunciar la desigualdad laboral, las discriminaciones en el acceso a los recursos económicos, sociales y medioambientales. Paramos para visibilizar los cuidados asumidos por las mujeres en todo el mundo. Denunciamos el peligro que suponen las voces que pretenden limitar los derechos de las mujeres conseguidos a lo largo de muchos años de lucha y construcción colectiva.


Con nuestras hermanas
Formamos parte de los movimientos de mujeres que numerosos rincones del mundo luchan contra las violencias machistas y los feminicidios. Presentes en más de cien países, acompañamos a mujeres que defienden la tierra y los recursos de sus pueblos, amenazados por el extractivismo, las empresas transnacionales y los tratados de libre comercio. Condenamos la trata de seres humanos, en la que el 71% son mujeres y niñas. Denunciamos la mutilación genital femenina y los matrimonios forzados. Somos antirracistas, por eso condenamos la actual Ley de Extranjería y los muros que se levantan en nuestro país generando violencia y muerte. Denunciamos la invisibilización de las mujeres en situaciones de emergencia y conflictos armados, y la enorme violencia a la que se ven sometidas.



Desde el sector de la Cooperación, un ámbito laboral feminizado, ligado al cuidado y al trabajo con la población más vulnerable y, por ello, poco reconocido, exigimos una revisión hacia un modelo de trabajo que ponga en el centro los cuidados, la solidaridad y sororidad que defendemos millones de mujeres en todo el mundo. También es necesario revisar la posición de hombres y mujeres en el sector, ya que mientras el 70% del personal remunerado y voluntario son mujeres, el 68% de los puestos de presidencia y dirección están ocupados por hombres.


Nos sobran los motivos
Paramos porque queremos ser libres. Estas son nuestras reivindicaciones principales:


  • Hacemos huelga para que las violencias machistas sean consideradas una cuestión que incumbe a toda la sociedad en distintos espacios; paramos para que la justicia nos crea. Urge parar las agresiones que sufren las mujeres con identidades disidentes.
  • Es necesario acabar con el racismo y la xenofobia que atraviesa toda la sociedad; garantizar vías seguras para quienes se ven obligadas a abandonar sus hogares; trabajar para que ninguna mujer tenga que migrar forzada por las políticas coloniales, capitalistas y racistas que generan conflictos, miseria o situaciones medioambientales insostenibles.
  • Es urgente que se reconozca el valor del trabajo doméstico y de cuidados que realizamos las mujeres; nuestros derechos deben ser garantizados, así como la corresponsabilidad por parte de los hombres, de la sociedad y del Estado.
  • Exigimos reforzar las medidas de protección existentes en materia de custodia y régimen de visitas en los casos de violencia de género.
  • Paramos para que se rompa la división sexual del trabajo que nos condena a la precariedad y a la discriminación laboral y los trabajos peor pagados o ilegales, especialmente en el caso de mujeres migrantes.
  • Las Administraciones Públicas deben garantizar, de forma prioritaria, los servicios públicos y de protección social: sanidad, educación, dependencia y acceso a la vivienda.
  • Exigimos una educación afectivo-sexual integral, adaptada a cada etapa educativa, como elemento fundamental para prevenir el abuso sexual. El enfoque debe incluir las diversidades sexuales sin estereotipos, y las identidades y/o expresiones de género.


Por ello, llamamos a todas las mujeres, sin distinción de procedencia, clase, etnia, situación migratoria, edad, orientación sexual, identidad y/o expresión de género, a participar activamente en la huelga feminista internacional.


Llamamos a nuestras organizaciones a apoyarla y facilitar el libre ejercicio del derecho a huelga de todas las trabajadoras.


Pedimos a los hombres que colaboren, apoyen y acompañen para permitir la participación de las mujeres en la huelga; les pedimos se encarguen de los servicios mínimos y realicen el trabajo de cuidados que quedará sin hacer.

Ir arriba