La ONGD reclama una atención coordinada para atender a las personas sin hogar

Cáritas Diocesana realiza una propuesta de tratamiento de la realidad de las personas sin hogar y de su situación que implique un «un compromiso político por un modelo que apueste por la persona, garantizando el acceso y ejercicio de los derechos fundamentales, afrontando las causas y las consecuencias y fortaleciendo el sistema de protección socia»

Cáritas Diocesana de Valencia, junto al resto de organizaciones que en Valencia implicadas, celebra una semana con actos culturales, festivos y reivindicativos en torno al Día de las personas sin hogar (domingo, 29 de noviembre). La campaña de este año, lleva como lema: “Porque es posible. Nadie Sin Hogar” y supone la culminación de la Campaña “Nadie Sin Hogar” que se ha desarrollado en los últimos seis años y que responde a la petición que realizó el Parlamento Europeo en 2008 de acabar con el sinhogarismo en 2015.

En estos años, la Campaña ha reclamado que nadie duerma en la calle por falta de servicios de calidad adaptados a sus necesidades y expectativas; que nadie viva en alojamiento de emergencia por un período superior al necesario; que nadie resida en alojamientos temporales más de lo estrictamente necesario; y que nadie abandone una institución sin alternativa de alojamiento. En este sentido, el Informe FOESSA Comunitat Valenciana nos alerta de una situación clara de emergencia residencial, ya que en nuestro territorio un 5% de la población vive en condiciones de hacinamiento, se han producido 3719 desahucios en el segundo trimestre de 2015 y el 2,2% de la población ha tenido que cambiar de vivienda debido a sus malas condiciones.

En cuanto al perfil, las personas sin hogar tienen un origen y una realidad muy variada. Encontramos hombres jóvenes, con problemas laborarles o de adicciones; varones de edad intermedia sin red social de apoyo, con problemas de adicción; mujeres jóvenes y de edad intermedia; varones inmigrantes jóvenes y de edad intermedia, con problemas de documentación y con adicciones) en la que la situación de vulnerabilidad en que se encuentran las personas inmigrantes, hace que tengan más facilidad de que entren en los procesos de exclusión social; donde la principal característica que tiene la persona sin hogar es el aislamiento y soledad.

Propuesta de Cáritas

Por todo ello, Cáritas Diocesana de Valencia realiza una propuesta de tratamiento de la realidad de las personas sin hogar y de su situación que implique un “un compromiso político por un modelo que apueste por la persona, garantizando el acceso y ejercicio de los derechos fundamentales, afrontando las causas y las consecuencias y fortaleciendo el sistema de protección social”. Así, la entidad propone, a partir de ocho puntos clave: establecer una Estrategia Autonómica y Local Integral para personas sin hogar; elaborar instrumentos de medición que engloben una definición amplia de las personas sin hogar; apostar por modelos de acompañamiento de las personas sin hogar basados en la necesidad de alojamiento y en la vivienda como un derecho inalienable de la persona; reforzar y crear los sistemas de detección de casos para evitar que la personas mueran en la calle; y fomentar cada vez más el trabajo coordinado y en red entre las diferentes administraciones y las entidades que atienden a personas sin hogar, entre otros.

Propuesta de Cáritas para las personas sin hogar

Ir arriba