La educación de calidad y continuada desde la escuela es la única manera de romper el círculo de la pobreza asociada a la falta de alfabetización

“Es inadmisible que, en pleno siglo XXI, el analfabetismo condicione totalmente
la vida de millones de personas”, asegura María José Hernando, del
departamento de Estudios de Manos Unidas.

La pandemia ha puesto de manifiesto la enorme brecha digital que existe entre
los países ricos y los más empobrecidos, y las grandes diferencias a la hora de
afrontar el cierre de los centros educativos.

Es imprescindible seguir apostando por el fortalecimiento de las capacidades de
las personas y las comunidades a través de la alfabetización, porque les abre el
acceso a los derechos humanos (Mª José Hernando).

En los últimos cinco años, Manos Unidas ha aprobado 902 proyectos educativos
por importe superior a los 49 millones de euros.

Con motivo del Día Internacional de la Alfabetización, Manos Unidas quiere llamar la atención sobre los 773 millones de personas adultas, fundamentalmente mujeres, que en la era de la digitalización en la que la tecnología avanza a una velocidad de vértigo, no saben todavía ni leer ni escribir.

“Es inadmisible que, en pleno siglo XXI, el analfabetismo condicione la vida de tantísimos millones de personas”, denuncia María José Hernando, del departamento de Estudios de Manos Unidas. Según Hernando, carecer de competencias en cálculo y lectoescritura, o el llamado analfabetismo funcional, tienen consecuencias en el incremento de la desigualdad en el mundo: “saber leer y escribir, comprender un texto y poder expresar las ideas y decisiones, determina la capacidad de las personas y los pueblos para reclamar sus derechos. Y no poder hacerlo por desconocimiento o por carecer de la capacitación para ello, tiene consecuencias muy graves en el plano laboral, jurídico o económico”, explica.

Desigualdad educativa

La educación de calidad y continuada desde la escuela es la única manera de romper el círculo de la pobreza asociada a la falta de alfabetización. “Por desgracia, según la UNESCO advierte, a día de hoy, hay más de 250 millones de niños que no consiguen adquirir las capacidades básicas de cálculo y lectoescritura. Niños que, si no se pone remedio, estarán condenados a una vida marcada por la desigualdad”, denuncia Hernando. La pandemia también ha puesto de manifiesto la enorme brecha digital entre los países ricos y los más empobrecidos, y las grandes diferencias al afrontar el cierre de los centros educativos. Pero, además, ha tenido unas consecuencias nefastas en los programas de alfabetización de la población adulta, “que han quedado completamente relegados, entre otros muchos motivos, por la falta de conocimientos de informática o por la carencia de dispositivos o de personal”, explica Hernando.

Para Hernando, es “imperativo” retomar y garantizar la educación de los adultos, porque el analfabetismo hace que estas personas se enfrenten a las mayores desigualdades y discriminaciones, “que pueden verse incrementadas por otros factores como la etnia, el género, o el lugar en el que hayan nacido”.

Alfabetización

Manos Unidas es una ONG que colabora en el desarrollo humano integral y sostenible de los más empobrecidos en condiciones de igualdad: de oportunidades, de derechos, de expectativas, de capacidad de decidir, de acceso a las condiciones de vida dignas… “Para ello –asegura Hernando– es imprescindible seguir apostando por el fortalecimiento de las capacidades de personas y comunidades a través de la alfabetización. Porque la alfabetización abre la puerta al acceso de los derechos humanos, ya que sobre la educación se sustentan las bases de la participación ciudadana y la convivencia pacífica a la que todos tenemos derecho”.

Para Manos Unidas, favorecer la alfabetización de todas las personas, especialmente las más pobres y vulnerables, es un modo seguro de luchar contra la desigualdad y el mayor reto al que nos enfrentamos. Para ello, en los últimos cinco años, la ONG de la Iglesia católica ha aprobado 902 proyectos educativos por importe superior a 49 millones de euros.

Alfabetización por los derechos humanos en Madagascar

En Madagascar, en la región de Haute Matsiatra, como en el resto del país, el 75% del suelo carece de títulos de propiedad, por lo que su delimitación es casi imposible. Este problema se acrecienta en la zona rural donde casi la totalidad de los terrenos de cultivo y pasto son terrenos denominados «domaniaux«; tierras que los campesinos han heredado de sus antepasados para las que no existe ningún documento legal.  “El problema es que los campesinos, que desconocen los derechos que tienen sobre sus tierras, se enfrentan, además, a grandes obstáculos administrativos cuando quieren proceder a su regularización”, explica Macarena Aguirre, coordinadora de proyectos de Manos Unidas en Madagascar.

Para Aguirre, el hecho de que se trate de una tierra deforestada, en la que abunda la quema de terrenos, acrecienta los conflictos entre campesinos por la propiedad de los terrenos.

“Si a ello se suma que se trata de una región rica en minerales y que muchas compañías mineras están interesadas en que el gobierno les ceda terrenos para su explotación –expropiando a su vez estas tierras a los campesinos de la zona–, nos encontramos ante el escenario perfecto para que se produzcan abusos y vulneraciones de los derechos humanos”, asegura Aguirre.

Para evitar estos abusos y aumentar el desarrollo en una zona en que la pobreza y la falta de recursos llevan a que muchos jóvenes abandonen la escuela sin haber terminado los estudios primarios, el Comité de Justicia y Paz de la diócesis de Fianarantsoa puso en marcha el programa LAMINA, que ya ha entrado en su tercera fase.

Aguirre describe la participación de Manos Unidas en esta tercera fase, diseñada para actuar  sobre “problemas prioritarios” como el alto grado de analfabetismo; la falta de certificados de nacimiento (detectada en la Fase II), y la falta de acceso a la propiedad de la tierra de la población local, “que provoca un alto grado de inseguridad”.

Las actividades de movilización y formación de la población, y las de fortalecimiento de las instituciones y apoyo al medioambiente, permitirán que los campesinos vulnerables, puedan obtener los certificados de nacimiento para que sus hijos puedan ingresar en la escuela, “con lo que podrá romperse el círculo de la pobreza y el analfabetismo”, asegura la coordinadora de proyectos de Manos Unidas en Madagascar. “Además, con el proyecto se está consiguiendo dotar a la población de certificados de titularidad de las tierras de mayor calidad, y mejorar el medio ambiente y la seguridad interna de las comunidades rurales”, añade Aguirre.

Este programa está en línea con el ODS 4, que promueve la educación de calidad; el ODS 10, que aboga por la reducción de las desigualdades y el ODS 16, que busca la paz, la justicia e instituciones sólidas.

 

 

 

, ,

Ir arriba