Informe del sector 2021: Insuficiente recuperación de la financiación de las ONGD

El Informe del sector de las ONG de Desarrollo 2021 muestra una ligera recuperación de los fondos públicos. En un contexto internacional con graves crisis globales y tras de una década perdida para la cooperación, este aumento es claramente insuficiente.

El compromiso de las ONGD aumenta: se incrementan tanto el número de proyectos como las personas con quienes trabajamos: 48 millones de personas frente a los 35 del informe anterior.

En plena reforma del sistema de cooperación, el Gobierno tiene en su mano la posibilidad de fortalecer una política fundamental en este momento.

El Informe presentado por la Coordinadora de Organizaciones para el Desarrollo lo deja claro. A pesar de las múltiples y complejas crisis desatadas a consecuencia de la pandemia, las ONG de Desarrollo aumentaron su compromiso. El número de proyectos creció un 8% respecto al informe anterior, pasando de 3.857 a 4.173. La mejora también se ha observado en el número de personas con las que trabajamos: hemos pasado de 35 a 48 millones. Las organizaciones de La Coordinadora están presentes en 115 países de los cinco continentes. Los fondos que gestionan ascienden a 733 millones de euros; el 91,7% de ellos se destinan a proyectos.Informe sector 2021

También destaca el incremento de un 9% en el número de personas locales contratadas, algo que es coherente con el hecho de ellas son las verdaderas protagonistas de su desarrollo. De total de 9,511 personas empleadas en nuestras ONGD, 5.855 son originarias de otros países.

Algunos datos destacados

  • Mayor número de personas contratadas. El número de personas que trabajan en el sector ha aumentado un 8% con respecto al informe anterior. En total, 9.511 personas, la cifra más alta desde 2008.
  • Puestos de dirección, mayor presencia de mujeres. Desde 2018, hemos pasado de un 30% de mujeres en puestos de dirección a un 44%. Aún queda camino por recorrer, pero el avance es significativo.

El compromiso ciudadano, al alza

2020 fue un año muy complejo para la ciudadanía con graves consecuencias sobre su economía y bienestar. A pesar de ello, el apoyo ciudadano a las ONGD aumentó un 1,2%. La llamada “base social” de las organizaciones, que son las personas y entidades que apoyan de distintas formas a las ONGD, ascendió hasta 2,43 millones. El número de voluntarias y voluntarios asciende a 18.380; de ellas, el 71% son mujeres, lo que refleja la feminización de este colectivo.

Compromiso del Gobierno: (aún) necesita mejorar

Los datos muestran un aumento en los fondos públicos de un 14%; es decir, pasamos de casi 299 millones a 396,61. A pesar de esta subida, los fondos públicos aún están lejos de la cifra más alta de la serie histórica que alcanzó 817 millones, en 2010. 

Es importante señalar que la mayor parte de esa subida proviene de organismos internacionales, a los que le siguen los organismos europeos (que suponen el 35% del total en 2020), los fondos autonómicos y locales y, por último, los nacionales. Por tanto, aunque aumentan los fondos estatales, no lo hacen en la misma medida que otros recursos públicos y se quedan en el 15% del total. El apoyo del Gobierno a esta política pública es insuficiente y no responde a la senda marcada por su propio compromiso de alcanzar el 0,5% al final de la legislatura. Además, no se corresponde con el apoyo creciente de la ciudadanía a la cooperación demostrado aún en tiempos de crisis económica. Pero, sobre todo, es insuficiente porque el contexto mundial que vivimos exige respuestas más contundentes.

En plena reforma del sistema, es urgente que el Gobierno apueste por la construcción de una cooperación que esté a la altura de los complejos retos globales que vivimos. Es necesario que, tal como recoge el Marco de Relación Gobierno-ONGD, firmado recientemente por el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, la sociedad civil juegue un papel destacado, tanto aquí como en los países en los que trabajamos. Además, deben garantizarse fondos suficientes para la gestión de los proyectos que realizan las ONG de Desarrollo, unas partidas que, desde que en 2008 perdieron la financiación en los presupuestos, dependen casi exclusivamente de la recaudación de la casilla de fines sociales en la declaración de la renta o, lo que es lo mismo, de la voluntad y el compromiso ciudadano.

Coordinadoras autonómicas: por primera vez cuatro hacen su propio informe

Por primera vez, cuatro de ellas han realizado este proceso de recopilación de datos y, por tanto, cuentan con sus propios informes que presentan el mismo contenido y forma que el general. Son Aragón, Euskadi, La Rioja y Valencia. Este paso al frente abre el camino a otras coordinadoras autonómicas a favor de la transparencia y el buen gobierno,

, ,

Ir arriba