Declaración sobre Afganistán, por Robert Mardini, director general del Comité Internacional de la Cruz Roja

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ve con alivio que se haya evitado lo que habría sido una guerra urbana devastadora en Kabul.

Sin embargo, le preocupan las miles de personas civiles que han sufrido heridas o han tenido que desplazarse a raíz de los recientes enfrentamientos en otros centros urbanos.

El CICR tiene la determinación de permanecer junto a la población afgana y ayudar a hombres, mujeres y niños a afrontar la situación.

Afganistán se encuentra en medio de una transición cuyo resultado es difícil de predecir para la población afgana, y para nosotros también. Lo que sí sabemos es que las necesidades de ayuda humanitaria seguirán siendo muchas.

Desde el 1 de agosto, más de 7 600 personas con heridas de arma han sido atendidas en instalaciones que reciben apoyo del CICR en todo el país. En junio, julio y agosto, el total de personas con heridas de arma atendidas en instalaciones apoyadas por el CICR ascendió a más de 40 000.

Nuestros equipos médicos y centros de rehabilitación física prevén que, en los próximos meses y años, recibirán numerosos pacientes para tratamientos de recuperación de heridas causadas por dispositivos explosivos esparcidos por todo el país, muchos de ellos en las semanas pasadas. Es desgarrador ver nuestras guardias repletas de niños y jóvenes, tanto varones como mujeres, que han sufrido amputaciones.

Necesidad de asistencia

En Afganistán, las necesidades de ayuda humanitaria han sido enormes durante largo tiempo, y, no siempre ha sido posible satisfacerlas por completo, sobre todo en los últimos años. El CICR tiene un déficit de unos 30 millones de francos suizos (33 millones de dólares estadounidenses), para un presupuesto establecido en 79 millones de francos suizos (86 millones de dólares estadounidenses) aproximadamente. Solicitamos a los donantes fondos adicionales inmediatos para apoyar nuestra labor, especialmente en el ámbito médico y en nuestros centros de rehabilitación física.

El CICR está presente en Afganistán desde 1987. Ha prestado asistencia y protección durante años a las personas necesitadas en las zonas controladas por los talibanes y ha abierto canales de diálogo con dirigentes locales y de alto nivel. Seguiremos trabajando codo a codo con la Media Luna Roja Afgana para prestar ayuda a una población traumatizada por la guerra.

,

Ir arriba