CAMERÚN: LA VIOLENCIA DISPARA LOS NIVELES DE DESNUTRICIÓN EN EL NORTE DEL PAÍS

  • La situación de seguridad y el estado nutricional sigue deteriorándose en el extremo norte del país.

  • Acción contra el Hambre solicita a la comunidad internacional y a los principales donantes que refuercen su compromiso con la región.

Madrid, 06 de febrero de 2020

El recrudecimiento de la violencia perpetrada por grupos armados en los últimos meses en el extremo norte de Camerún es preocupante. Entre octubre y diciembre de 2019, el número de ataques aumentó en un 72,5%, registrándose alrededor de 140 incidentes en los dos últimos meses del año. Estas cifras, sin precedentes desde 2016, hacen que la situación en la región norte del país sea extrema.

Estos ataques han dado lugar a nuevos desplazamientos de población. Se estima que actualmente hay más de 460.000 personas desplazadas en el norte del país debido a la violencia, con un aumento del 10% entre abril y diciembre de 2019.

«En algunas zonas, como en los alrededores de Kolofata, más del 80% de la población pasa la noche fuera de sus casas y viene solo durante el día para vigilar los campos por miedo a los ataques. Otras consecuencias son el saqueo de los centros de salud y las escuelas, así como el acceso limitado a estos lugares por parte de las personas enfermas, especialmente las más vulnerables: mujeres embarazadas y los niños y niñas menores de 5 años», señala Aurélie Carmeille, Directora de Acción contra el Hambre en Camerún.

El deterioro de la situación en términos de seguridad está provocando un empeoramiento de la situación nutricional en algunas zonas fronterizas, donde los programas de tratamiento de la desnutrición aguda, la forma más grave de desnutrición, no llegan a todas las localidades de forma regular.

Los equipos de Acción contra el Hambre están atendiendo actualmente a más de 7.350 niños y niñas menores de cinco años que sufren desnutrición aguda grave, en comparación con los 4.766 previstos para el mismo período, lo que supone un aumento de más del 64%. También se estima que más de 230.000 personas se encuentran en situación de inseguridad alimentaria en la zona.

«A pesar del fuerte aumento de las necesidades observado por nuestros equipos sobre el terreno, nos resulta extremadamente difícil movilizar a los donantes y no tenemos los medios para garantizar una respuesta adecuada a las necesidades», lamenta Aurélie Carmeille. Así, es necesario que los donantes hagan un esfuerzo urgente para cubrir las necesidades básicas de la población de la región.

Acción contra el Hambre es una organización humanitaria internacional que lucha contra las causas y los efectos del hambre. Salvamos la vida de niños y niñas desnutridos. Garantizamos a las familias acceso a agua segura, alimentos, formación y cuidados básicos de salud. Trabajamos también para liberar a niños, mujeres y hombres de la amenaza del hambre. En España facilitamos el acceso al empleo a personas vulnerables como herramienta para huir de la exclusión, la pobreza y, en último término, de la inseguridad alimentaria.

Ir arriba