Cambia su agua, salva su vida

El agua se ha convertido también en arma de guerra. Las milicias han contaminado los pozos de agua arrojando los cuerpos sin vida de las personas asesinadas

En 2013, tras el golpe de Estado, la violencia estalló en la República Centroafricana. Fueron días y noches de terror en las que más de 6.000 personas perdieron la vida. Cerca de un millón de personas se vieron obligadas a abandonar su hogar porque todo lo que tenían había sido destruido.

En septiembre de 2015, la guerra se ha intensificado y ya son más de 2,7 millones de personas las que necesitan ayuda. Pero lo peor de todo es que en este conflicto no solo las balas matan. El agua se ha convertido también en arma de guerra. Las milicias han contaminado los pozos de agua arrojando los cuerpos sin vida de las personas asesinadas. Sin agua, nadie se atreve a volver a su casa. El acceso a agua potable para beber, cocinar y lavarse es esencial para la vida y también para evitar que se propaguen enfermedades como el cólera y la diarrea, que afectan principalmente a los niños.

Más información AQUÍ


Ir arriba