ACNUR publica sus recomendaciones a las Presidencias francesa y checa de 2022 del Consejo de la UE

La Agencia de la ONU para los Refugiados pide a la Presidencia francesa del Consejo de la Unión Europea (UE), y a la República Checa, que asumirá la Presidencia en julio, que den prioridad a una mejor protección de los refugiados en Europa y en el mundo.

Aunque muchos países de la UE siguen comprometidos con la legislación y los principios europeos e internacionales en materia de derechos humanos y de refugiados, en 2021 siguieron produciéndose violentos rechazos en las fronteras de la UE. Estas prácticas ponen en peligro vidas y socavan los derechos humanos fundamentales, incluido el derecho a solicitar asilo.

El uso creciente de narrativas políticas xenófobas y la multiplicación de las barreras físicas y legislativas para acceder al territorio con el fin de solicitar asilo en la UE han seguido erosionando los derechos de las personas que huyen de la guerra, los conflictos y la persecución.

«El derecho a solicitar asilo es un derecho humano fundamental. Debe ser preservado, especialmente en situaciones extraordinarias o períodos de emergencia», declaró Gonzalo Vargas Llosa, Representante de ACNUR para Asuntos de la UE.

Posturas politizadas

“La UE es una Unión basada en el Estado de Derecho, pero hemos visto con demasiada frecuencia posturas y prácticas divididas y politizadas que buscan eludir las obligaciones de asilo. Los movimientos mixtos y la instrumentalización de los refugiados y los migrantes plantean desafíos a los sistemas de asilo. Sin embargo, estos retos nunca justifican respuestas que vayan en contra del derecho internacional e ignoren las obligaciones en materia de asilo”.

Pacto sobre Migración y Asilo

La propuesta de Pacto sobre Migración y Asilo de la Comisión Europea, presentada en septiembre de 2020, sigue ofreciendo la oportunidad de pasar de un enfoque ad hoc en materia de asilo y migración en la UE, impulsado por situaciones de crisis, a un enfoque común más amplio, bien gestionado y predecible, tanto dentro como fuera de la Unión. Es urgente avanzar hacia el fin de las devoluciones o pushbacks, el establecimiento de Mecanismos Nacionales Independientes de Seguimiento para investigar dichas devoluciones y las medidas para mejorar la búsqueda y el rescate y garantizar un desembarco previsible de las personas rescatadas en el mar.

Procedimientos justos

ACNUR insta a las Presidencias a que promuevan una reforma sostenible del sistema de asilo y logren avances en cuestiones clave como la solidaridad intracomunitaria, unas condiciones de acogida adecuadas y unos procedimientos de asilo justos y rápidos para determinar rápidamente quién necesita protección internacional y quién no, de conformidad con las garantías legales. El retorno digno a sus países de origen de las personas que no necesitan protección internacional es igualmente crucial para un sistema creíble y bien gestionado.

A falta de un consenso sobre un marco común de asilo de la UE, al ACNUR le preocupa que se produzcan nuevas prácticas perjudiciales, como propuestas de externalización o subcontratación de las obligaciones del asilo a otros países. Tales esfuerzos irían en contra del espíritu de la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y del Pacto Mundial sobre los Refugiados, socavando así la protección de los refugiados.

«En un momento en el que el número de personas desplazadas por la fuerza en el mundo ha alcanzado su máximo histórico, en el que las necesidades humanitarias aumentan y, sobre todo, en el que el número de llegadas a la UE sigue siendo manejable, es esencial que la UE y sus Estados miembros vuelvan a comprometerse con la solidaridad, hacia las personas, dentro de la UE y entre los Estados y con los países que acogen a la mayoría de los refugiados», dijo Vargas Llosa.

«Por muy altas que sean las barreras, las personas desesperadas buscarán la manera de llegar a un lugar seguro. Gestionar las fronteras, compartir la responsabilidad y respetar los derechos humanos son compatibles”.

Reforzar la solidaridad

Dado que casi el 90% de los refugiados viven en países de ingresos bajos y medios, ACNUR anima a las Presidencias a reforzar la solidaridad mundial prestando más apoyo a los países y regiones donde se encuentran la mayoría de los desplazados forzosos.

ACNUR manifiesta su disposición a apoyar a las Presidencias de la UE, a las instituciones de la UE y a los Estados miembros para proteger mejor a las personas refugiadas en la UE y en el mundo.

Puedes acceder a las recomendaciones en este enlace.

, , ,

Ir arriba