El Salvador: democracia en riesgo

Las organizaciones sociales salvadoreñas han dado la voz de alerta: el Estado de derecho y la separación de poderes corren riesgo en el país.

La alarma se desató el 1 de mayo, cuando la de Asamblea legislativa, en manos del partido Nuevas Ideas, del presidente Nayib Bukele, destituyó a los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justiciay al fiscal general; entonces se nombraron, de manera inmediata, nuevos titulares.

Las organizaciones sociales del país consideran que estas medidas atentan contra la separación de poderes, el Estado de derecho, los valores democráticos y los derechos humanos.

Compartimos el comunicado del Foro de Organizaciones de Cooperación Internacional Solidaria con El Salvador (FOCIS). Ante el retroceso democrático, el Foro demanda la implicación de la comunidad internacional y llaman a la movilización en defensa de la justicia social y los derechos humanos. En el FOCIS participan algunas de nuestras organizaciones socias presente en Centroamércia: Farmamundi, ACPP, Entrepueblos o Mundubat.

La situación que vive el país es fruto de un contexto que se arrastra desde hace tiempo. En enero de 2020 nos sumamos a la alerta que lanzaba el FOCIS ante la militarización de la Asamblea Legislativa.

Comunicado del FOCIS:

El Foro de Organizaciones de Cooperación Internacional Solidaria con El Salvador (FOCIS) aglutina a una treintena de organizaciones internacionales que trabajamos junto a organizaciones sociales y comunitarias salvadoreñas, por el fortalecimiento del Estado de Derecho y la garantía de los Derechos Humanos en El Salvador.

Ante los hechos sucedidos el pasado 1 de mayo, realizados en la primera sesión de la nueva Asamblea Legislativa, en la cual, en un acto ilegal e inconstitucional, se aprobó la destitución de las y los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia y del Fiscal General de la República de El Salvador, procedido por el nombramiento inmediato de nuevos titulares; estos hechos violentan la separación de poderes, el Estado de Derecho, los valores democráticos y los derechos humanos.

Por todo lo anterior:

  1. Compartimos las preocupaciones manifestadas por las diversas expresiones de la sociedad civil salvadoreña, mostrando nuestra solidaridad, compromiso y acompañamiento.
  2. Solicitamos a nuestros respectivos gobiernos y parlamentos estatales y territoriales, incluyendo la Unión Europea, que muestren su clara condena ante los hechos sucedidos y que insten a la Asamblea Legislativa y al Gobierno de El Salvador a respetar los mecanismos y principios de la democracia; así como a mantenerse vigilantes ante cualquier otro indicio de retroceso democrático y de vulneración de derechos por parte de instituciones del Estado, dando seguimiento a los mecanismos internacionales de derechos humanos que se han activado.
  3. Invitamos a la sociedad civil internacional a realizar acciones para la defensa solidaria del Estado de Derecho en El Salvador, condición básica para que el país avance en justicia social y desarrollo.

El contexto en El Salvador se enmarca en un clima de retroceso del Estado de Derecho y de separación de poderes en algunos países de América Latina. Así lo ha denunciado EU-LAT Network, red de 40 organizaciones europeas de derechos humanos y desarrollo que advierte también sobre el empeoramiento del orden democrático y la consecuente reducción del espacio para la sociedad civil, ya muy debilitado.

,

Ir arriba